Andá hacia adelante para ver los resultados sugeridos

    Creá un plan de negocios como anfitrión

    Transformá tu propiedad en ingresos con la ayuda de estos cinco consejos de Superanfitriones.
    Por Airbnb el 19 de jul. de 2019
    Lectura de 10 minutos
    Actualizado el 7 de jun. de 2021

    Lo más destacado

    • Creá una declaración de objetivos para empezar.

      • Buscá inspiración en anuncios locales.

      • Hacé un presupuesto para mantenerte al día con tus objetivos como anfitrión.

      • Pedile a un amigo o amiga que se quede en tu espacio para que te dé su opinión antes de que llegue tu primer huésped.

      • Descubrí herramienta tecnológicas, como apps y cerraduras inteligentes, que te van a ayudar en tu actividad como anfitrión.

      Nick y Sarah Roussos-Karakaian son un matrimonio de Superanfitriones (@nestrs) que transformaron su actividad como anfitriones en un negocio de tiempo completo en Columbus, Ohio. Después de publicar a través de Airbnb su sótano de Nueva York en 2012, se volvieron adictos. Desde entonces, lo convirtieron en el trabajo de sus sueños. Sarah también es coconductora del pódcast “Thanks for Visiting”, un recurso tanto para anfitriones experimentados como para los más novatos. En este pódcast, comparte sus conocimientos y consejos sobre cómo emprender un negocio en Airbnb.

      Los Superanfitriones Nick y Sarah comparten sus consejos sobre cómo lanzar un negocio sostenible y rentable en Airbnb.

      Sarah: “Nuestra historia comenzó en Queens, en Nueva York. Yo era actriz. También trabajaba mucho como bartender”.

      Nick: “Y yo era un pasante con una maestría en arquitectura que apenas podía mantenerse solo...”

      Sarah: “Los dos teníamos muchas ganas de tener una propiedad, pero no sabíamos cómo. Un día vi una casita. Era la más chiquita de la cuadra y era cara para nosotros, pero estaba decidida a encontrar la forma de comprarla”.

      Nick: “Con la información financiera correcta, los ahorros y el apoyo de nuestra familia, pudimos acceder a un préstamo”.

      Sarah: “Y mientras todo esto sucedía, me enteré de que una amiga compartía una habitación de su departamento a través de Airbnb, y eso la ayudaba a pagar el alquiler en Nueva York. Me pareció una locura. En esa época, muy poca gente conocía Airbnb. Le conté a Nick que teníamos la posibilidad de publicar nuestra propiedad. Él tenía sus dudas pero yo estaba fascinada. Al final, nos animamos a dar el salto y así fue como empezó todo”.

      Nick: “Me acuerdo de que limpiaba baños y estaba feliz de hacerlo. Con eso pagaba la hipoteca, así que pensaba: ‘¡Esto es genial! ¿Cómo podemos ampliarlo?’”.

      Sarah: “Pude aprovechar la experiencia laboral que tenía en hoteles de lujo, y eso me encantó. Después de cuatro años como anfitriones y propietarios en Nueva York, tuvimos la suerte de recibir una oferta de un constructor que quería comprarnos la casa, con muebles y todo”.

      Nick: “Después de una larga búsqueda, una hoja de cálculo interminable con todos nuestros posibles destinos y varios viajes en auto charlando con personas de todo el país, terminamos en Columbus, Ohio”.

      Sarah: “Poder combinar diseño, hospitalidad y servicios inmobiliarios, con la libertad de tomar nuestras propias decisiones creativas, realmente fue un sueño hecho realidad. Por eso nos apasiona enseñar a otras personas a hospedar”.

      1. Empezá con una declaración de objetivos

      Sarah: “Antes de comenzar, te recomendamos que crees una declaración personal de objetivos. Es un resumen de tus valores y te va servir de brújula, algo que es especialmente útil en esos momentos en los que dudás a la hora de tomar una decisión o determinada dirección. Tu declaración de objetivos puede ayudarte a saber cuál es la dirección correcta. También te va a servir como referencia para crear y diseñar tu espacio”.

      Nick: “Para crear una declaración de objetivos, tomate el tiempo necesario para hacerte algunas preguntas:

      • ¿Qué te motiva?
      • ¿Cuáles son tus valores?
      • ¿Cómo querés trabajar?
      • ¿Cuál es tu visión?
      • ¿Cuáles son tus metas?”.

      Sarah: “En nuestro caso, nuestro objetivo es transformar espacios para que transformen vidas. Intentamos tenerlo presente en todas nuestras acciones”.

      2. Conocé el mercado

      Nick: “Antes de empezar, es importante que investigues y te informes sobre la competencia de tu zona. Esta investigación inicial te va a servir de guía para diseñar, crear tu marca y comercializar tu espacio.

      • Establecé tu público objetivo. ¿A quién le interesaría reservar una estadía en tu espacio? Por ejemplo, en nuestro caso, Columbus es una ciudad universitaria, por lo que nuestros espacios están pensados para los padres que están de visita.
      • Evaluá tus servicios. ¿Aceptás mascotas? ¿Tenés un lugar para estacionar o una pileta? ¿Tu espacio tiene una decoración única? Cualquier cosa que suba un poco más la categoría de tu espacio es una posibilidad de cobrar más.
      • Hacé una búsqueda en línea y fijate en los anuncios en Airbnb de hoteles y espacios para estadías de corta duración cercanos. ¿Qué hay en el mercado? ¿Cuánto cobran? ¿Cómo podés diferenciarte?
      • Creá una estrategia de precios. Para ayudarte a aumentar las tasas de ocupación al principio, usá la herramienta de Precios inteligentes de Airbnb, que te permite cambiar automáticamente los precios para días hábiles y para fines de semana”.

      3. Fijá un precio que te dé beneficios

      Sarah: “Hacer un presupuesto no es lo más divertido del mundo, pero es muy importante. Te recomendamos que uses una hoja de cálculo y que clasifiques los costos en tres grupos:

      Gastos iniciales: son las inversiones que necesita tu espacio antes de que la gente lo conozca, como remodelaciones, decoración, muebles y fotografía.

      • Invertí tiempo y dinero en la decoración. No hace falta que compres en las casas de decoración más caras ni que todo sea de lujo. Solamente asegurate de que el estilo sea acogedor. Explorá comercios de segunda mano o dale rienda suelta a tu creatividad y jugá un poco con los colores o los temas: eso es lo que va a hacer que tu anuncio llame la atención de la gente.
      • Siempre les recomendamos a los anfitriones novatos que inviertan en colchones, sábanas y sillones cómodos. Lo primero que hace todo el mundo en cuanto entra a una habitación de hotel es echarse en la cama, así que te conviene tener una buena. A veces nos dejan evaluaciones de 5 estrellas solo por la cama, lo que ayuda a aumentar el índice de ocupación.

      Gastos fijos: son los gastos relacionados con los artículos básicos que los huéspedes consumen y que vas a tener que reponer, como productos de higiene personal, papel higiénico, toallas de papel, pilas y foquitos de luz.

      • ¿Incluís algún extra, como botellas de agua o café?
      • Hacé una lista de todos los servicios que vas a ofrecer y asegurate de estar a gusto con los precios de lo que comprás.
      • Comprá a granel para que el suministro dure unos seis meses y mantené un registro de las cantidades en una hoja de cálculo.
      • Para artículos como las sábanas, tené en cuenta cuántas veces a lo largo del año querés renovarlas. Siempre asegurate de ofrecer sábanas limpias y en buen estado a tus huéspedes.

      Gastos de mantenimiento y administración: estos cubren todo lo necesario para mantener tu espacio seguro, cálido y habitable, incluido el jardín y los espacios exteriores. ¿Vas a contratar personal de limpieza o a trabajar con un coanfitrión?

      Hacé las cuentas y asegurate de que la inversión sea manejable y tus objetivos realistas. De lo contrario, es posible que tengas que ahorrar un poco más antes de empezar a hospedar para crear un espacio que te enorgullezca”.

      4. Pensá como un huésped

      Sarah: “Este es uno de mis consejos favoritos que comparto con otros anfitriones: invitá a ese amigo o amiga que no tiene pelos en la lengua a quedarse en tu espacio. Vos lo ves tan de cerca que es posible que te olvides de cosas que puede necesitar un huésped (como un cepillo y pasta dental) o pases por alto un error de diseño. Tu amigo o amiga podría hacerte ver esos detalles que pueden ser molestos, pero importantes. Es mejor eso a que te lo diga un huesped real”.

      Nick: “Nos gusta incluir una canastita que diga ‘¿Te olvidaste de algo?’, con productos de higiene personal y otros artículos que los huéspedes podrían necesitar a último momento. Si querés tener éxito, tu negocio tiene que estar centrado en la hospitalidad. Ese es el motivo por el que la gente va a las cadenas de hoteles que les gustan tanto, porque saben qué les van a ofrecer: un espacio que parece a estrenar, toallas dobladas con cuidado y todos los detalles, como un cargador para el teléfono en la mesita de luz. Tenés que ofrecer el mismo nivel de servicio para que los huéspedes quieran volver una y otra vez”.

      5. Automatizá el proceso

      Nick: “Ser anfitrión es un desafío, pero las cosas cambiaron mucho desde que nació Airbnb. Hay mucha más tecnología, herramientas, recursos y asistencia para ayudarte a organizar el proceso y facilitarte la vida como anfitrión”.

      Sarah: “Cuando los anfitriones están empezando, les recomendamos practicar el proceso para cada estadía de principio a fin: desde el mensaje inicial de la reserva hasta el momento de recibir a los huéspedes, la limpieza y la preparación del espacio para la siguiente estadía. Una vez que conocés todos los detalles del proceso, podés automatizarlo de varias formas, como por ejemplo:

      • Apps basadas en la web: hay apps que podés usar (como IFTTT) para programar activadores de eventos y conectar herramientas digitales. Por ejemplo, cuando recibís una confirmación de reserva en tu bandeja de entrada del correo electrónico, puede enviarte un recordatorio automático del calendario a vos, a un colaborador o a la persona encargada de la limpieza.
      • Las cerraduras inteligentes te facilitan muchísimo el proceso: podés enviarles a los huéspedes un código único que solo va a ser válido durante su estadía. Así los huéspedes pueden hacer el check-in por su cuenta y evita que tengas que coordinar una cierta hora para entregarles las llaves del departamento. Podemos volver a comunicarnos con ellos a la mitad de su estadía.
      • La clásica lista: hice una lista de verificación trimestral para cada espacio con los puntos de seguridad y mantenimiento que hay que revisar, como los filtros de la caldera, las pilas de las alarmas de incendios, la limpieza abajo de las camas. Imprimo la lista y la cuelgo en un armario lateral. Así, si estoy de visita en una propiedad, puedo saber qué hice a lo largo del año”.

      Nick: “Crear un negocio en Airbnb implica mucho trabajo. Sin embargo, de verdad queremos mostrarle a la gente que ser propietario de una casa y ser anfitrión a tiempo completo es posible, y que hay más de una forma de hacerlo”.

      Sarah: “Cambié de profesión y me daba mucho miedo pensar que nunca iba a encontrar nada que disfrutara tanto como la actuación. Pero Airbnb nos cambió la vida. Podemos tomar nuestras propias decisiones creativas y ser nuestros propios jefes. Eso lo hace mucho más especial”.

      Nick: “Nos da mayor flexibilidad y nos permite disfrutar un poco más de nuestras vidas. Esperamos que encuentres la forma de emprender un negocio en Airbnb y lo ajustes a tu medida. Si necesitás más consejos, ya sabés dónde encontrarnos”.

      ¡Que disfrutes de tu experiencia como anfitrión!
      Nick y Sarah, Nestrs

      Lo más destacado

      • Creá una declaración de objetivos para empezar.

        • Buscá inspiración en anuncios locales.

        • Hacé un presupuesto para mantenerte al día con tus objetivos como anfitrión.

        • Pedile a un amigo o amiga que se quede en tu espacio para que te dé su opinión antes de que llegue tu primer huésped.

        • Descubrí herramienta tecnológicas, como apps y cerraduras inteligentes, que te van a ayudar en tu actividad como anfitrión.

        Airbnb
        19 de jul. de 2019
        ¿Te resultó útil?