Ir al contenido
    Andá hacia adelante para ver los resultados sugeridos
    Brote de coronavirus
    La Organización Mundial de la Salud declaró que el brote de coronavirus es una emergencia sanitaria internacional. Los anfitriones y huéspedes afectados pueden encontrar información en nuestra Política de causas de fuerza mayor relacionadas con el coronavirus.

    Información general para anfitriones de alojamientos

    Animamos a los anfitriones a que reflexionen sobre sus responsabilidades. Ser anfitrión ofrece experiencias enriquecedoras, pero conlleva un cierto nivel de compromiso. Además de los estándares de hospitalidad, estos son algunos consejos sobre cómo ser un anfitrión responsable. *

    Seguridad

    ¿Qué puedo hacer para que mi alojamiento sea seguro para los huéspedes?

    Procedimientos de emergencia

    Información de contacto:

    Dejá a mano el número de los servicios de emergencia locales y el hospital más cercano. Asegurate de que sea fácil para los huéspedes ubicar tu número de contacto en caso de emergencias, así como el de otra persona en caso de que vos no estés disponible. Además, asegúrate de explicarles a los huéspedes cómo ponerse en contacto con vos si tienen preguntas o si ocurre algún problema.

    Suministros:

    Tené siempre a mano un botiquín de primeros auxilios.

    Prevención de incendios:

    Asegurate de que la alarma de incendios y el detector de monóxido de carbono funcionen correctamente y que tu propiedad cumpla con las normativas gubernamentales en materia de seguridad aplicables a tu zona (por ejemplo, el código internacional de construcción). Asegurate de contar con un extintor de incendios en perfecto estado de funcionamiento y mantenimiento.

    Salidas:

    Asegurate de indicar claramente el camino hacia la salida de emergencia y poné un mapa en tu alojamiento.

    Reducí los riesgos

    Privacidad:

    Tené siempre en cuenta la privacidad de tus huéspedes. Dejá claro si hay cámaras de seguridad u otros equipos de vigilancia en tu alojamiento o los alrededores. Asegurate de conocer y cumplir la legislación aplicable tanto a nivel local como nacional.

    Capacidad:

    Establecé un número máximo de huéspedes que sea seguro; es posible que exista una normativa local al respecto.

    Acceso:

    Hacé un recorrido por el alojamiento para identificar cualquier lugar en el que los huéspedes puedan tropezarse o caerse; eliminá el peligro o marcalo claramente. Asegurate de que no haya cables en el medio. Asegurate de que las escaleras sean seguras y tengan barandas. Retirá o guardá bajo llave cualquier objeto que pueda ser peligroso para tus huéspedes.

    Protecciones para niños:

    Asegurate de que tu alojamiento sea seguro para los niños o avisales a los huéspedes sobre cualquier elemento que pueda suponer un peligro.

    Climatización:

    Asegurate de que tu alojamiento esté bien ventilado y que el control de la temperatura sea claro y funcione bien. Asimismo, asegurate de que los huéspedes sepan cómo utilizar la calefacción de forma segura.

    Vecinos

    ¿Cómo puedo evitar molestias a los vecinos?

    Normas del edificio:

    Asegurate de comunicar las normas de las áreas comunes de tu edificio a los huéspedes. También podés avisarles a tus vecinos que vas a recibir huéspedes y a su vez pedirles a los huéspedes que no molesten a tus vecinos (por ejemplo, que no llamen al timbre de los vecinos para que les abran la puerta).

    Fumar:

    Si no está permitido fumar, te sugerimos que coloques carteles para recordárselo a los huéspedes. Si permitís que tus huéspedes fumen, asegurate de que haya ceniceros disponibles en las zonas designadas para fumar.

    Estacionamiento:

    Asegurate de que tus huéspedes conozcan las normas para estacionar en tu edificio y el barrio en general.

    Ruidos:

    Recordales a los huéspedes que no deben hace mucho ruido. Decidí si querés aceptar bebés, mascotas o fiestas. Elaborá una política sobre los huéspedes que traen invitados y dejá bien clara tu “política sobre fiestas”.

    Mascotas:

    Si permitís mascotas, asegurate de informar a los huéspedes sobre cosas como los parques cercanos y las costumbres locales (por ejemplo, dejar la vereda limpia cuando sacás a pasear a tu perro). Tené previsto una alternativa por si la mascota de un huésped molesta a los vecinos (por ejemplo, el número de una guardería de animales cercana).

    Normas de la casa:

    Para evitar sorpresas, podés incluir la información anterior en las normas de la casa de tu anuncio en Airbnb.

    Permisos

    ¿A quién debería informar sobre mi actividad como anfitrión en Airbnb?

    Contratos:

    Consultá las regulaciones de tu asociación de propietarios o comunidad de vecinos para asegurarte de que no esté prohibido subalquilar ni que exista alguna restricción para hospedar viajeros. Leé atentamente tu contrato de alquiler y ponete en contacto con el propietario si es necesario. Considerá la posibilidad de agregar una cláusula adicional a tu contrato que aborde los intereses de ambas partes y describa las responsabilidades y obligaciones de cada una.

    Departamentos compartidos:

    Si compartís tu departamento con otras personas, considerá llegar a un acuerdo por escrito con respecto a la frecuencia con la que vas a recibir huéspedes, cómo te vas a asegurar de que cumplan las normas de la casa, e incluso cómo vas a repartir los ingresos, si te parece apropiado.

    Vecinos:

    Pensá si deberías poner al tanto a tus vecinos sobre tus planes de ser anfitrión y compartir cómo vas a asegurarte de que tus huéspedes no los molesten.

    Viviendas subsidiadas:

    Si vivís en una vivienda pública o subsidiada, puede haber normativas específicas que tengas que respetar. Es posible que el administrador de la propiedad pueda responder preguntas al respecto.

    Normativa general

    ¿Qué normativa local debo respetar?

    Impuestos:

    Averiguá si hay impuestos locales o requisitos de licencia comercial que puedan aplicarse a tu alojamiento. Esto puede incluir cosas como el impuesto a la ocupación hotelera o sobre alojamientos temporales, las ventas y otros impuestos sobre el volumen de negocios, como el impuesto al valor agregado (IVA), el impuesto a los bienes y servicios (GST) o el impuesto a las ganancias.

    Permisos o Registros:

    Averiguá si existen requisitos de autorización, zonificación, seguridad y salud que puedan aplicarse. Las autoridades que regulan el uso y desarrollo de las propiedades en tu área pueden tener información útil sobre dichas regulaciones.

    Control o estabilización de alquileres:

    Si vivís en una vivienda con alquiler controlado o estabilizado, puede haber reglas especiales que se apliquen a tu caso. Ponete en contacto con el departamento que regula los alquileres en tu área para hacer preguntas sobre este tema.

    Seguro

    ¿Qué seguro debo obtener para cubrir mi alojamiento?

    Garantía para anfitriones:

    Airbnb te ofrece una Garantía para anfitriones, pero tené en cuenta que no sustituye al seguro de la vivienda o el seguro para inquilinos.

    Cobertura básica:

    Revisá la póliza que tengas con tu compañía de seguros para comprobar si contás con una cobertura adecuada.

    Responsabilidad:

    Asegurate de que disponés de un seguro de responsabilidad civil, así como uno que proteja la propiedad.

    Para obtener más información sobre cómo funciona Airbnb, consultá nuestras preguntas frecuentes.

    * Tené en cuenta que Airbnb no tiene ningún control sobre la conducta de los anfitriones y se exime de toda responsabilidad al respecto. En el caso de que un anfitrión no cumpla con sus obligaciones, podríamos suspender su actividad o eliminarlo de la plataforma de Airbnb.

    ¿Conseguiste la ayuda que necesitabas?
    ¿Todo listo para empezar a hospedar?
    Animate a dar el siguiente para empezar a ganar dinero extra con tu casa.
    Más información