Andá hacia adelante para ver los resultados sugeridos
    Este contenido no está publicado en el idioma que seleccionaste. Te lo mostramos en el idioma más cercano disponible por el momento.

    Dos amigas convierten algo que comenzó como un trabajo extra en un exitoso negocio de hospitalidad

    Priorizar la conexión y la comunidad ayudó a este equipo a expandir su negocio.
    Por Airbnb el 6 de mar. de 2020
    Lectura de 8 minutos
    Actualizado el 6 de mar. de 2020

    Lo más destacado

    • Cuando estés buscando un socio comercial, elige a alguien con distintas fortalezas

    • Una comunicación clara con los huéspedes antes y después de la reservación puede facilitar la llegada

    • Conoce tus límites (sobre todo en temporada alta) y contrata personal adicional

    Después de un vuelo y un largo trayecto en autobús por carreteras montañosas nevadas, los huéspedes agradecen que los recibas con una sonrisa, aunque sea la primera vez que te vean en la vida. Celine y Alison trabajan juntas como administradoras de propiedades y consideran que la amabilidad y una buena hospitalidad son dos de los pilares de su actividad como anfitrionas. Así es como reciben a todos los huéspedes que las visitan en Tignes, una ciudad de esquí en los Alpes franceses.

    Según Alison, “a veces no son más que los detalles pequeños”, como acompañarlos desde la ciudad, tener pantuflas listas junto a la puerta o ayudarlos a acomodarse, “y, con eso, pueden comenzar a disfrutar sus vacaciones”. Además, después de casi 20 años de vivir en Tignes, es importante para Alison y Celine compartir con los huéspedes lo que más les gusta de su comunidad.

    Un negocio construido por una comunidad

    Todo empezó con favores entre amigos. Cuando se iban durante la temporada alta de esquí, Celine se quedaba con las llaves de sus amigos para recibir a sus invitados de fuera. Esto cada vez le fue tomando más tiempo y Celine comenzó a ver cómo se formaba una oportunidad inesperada. Ella podría mantener la hospitalidad como un trabajo extra o lanzarse y construir un negocio al ayudar a otros a compartir sus hogares. La decisión fue fácil. Fundó su negocio de administración de propiedades y a lo largo de los años ha ampliado gradualmente su cartera.

    Aunque su negocio creció, fue mucho para una sola persona. “Hacía todo yo sola”, recuerda Celine. “Me encargaba de las reservaciones. Revisaba el departamento antes de que llegaran los huéspedes. Tendía la cama. Me despedía de los huéspedes y luego limpiaba el departamento”.

    Ya era hora de conseguir un poco de ayuda. Y llegó Alison, una mujer inglesa tranquila y relajada que complementaba muy bien el espíritu energético de Celine. Como lo cuenta Alison, Celine se acercó a ella “y me dijo: ‘Mi negocio está creciendo y cada vez tengo más clientes. ¿Te interesaría asociarte conmigo?’”.

    Un equipo que funciona

    Celine se hizo cargo de las relaciones con los propietarios y Alison se ocupó de la comunicación y el trato con los huéspedes. Al repartirse las tareas, pudieron aceptar más trabajo. En ese momento, Alison comenzó a anunciar algunos de sus alojamientos en Airbnb. Cada una se apoyó en las fortalezas de su socia y juntas se enfocaron en ofrecer una gran experiencia para cada huésped y propietario. Sus reservaciones aumentaron y no tardaron en tener varias evaluaciones excelentes en inglés, francés, español e italiano, lo que les dio más visibilidad y les permitió llegar aún más lejos.

    El toque personal es imprescindible

    Ofrecer estancias personalizadas a gran escala es todo un reto para un equipo pequeño. ¿Cuál es su secreto? Es bastante sencillo: comunicación clara con trato personal.

    Alison utiliza las fotos y la información de llegada en Airbnb para que los huéspedes sepan qué esperar. Luego se comunica con los huéspedes con suficiente anticipación y frecuencia; incluso se da el tiempo para responder por teléfono algunas preguntas y ayudar a sentar la pauta para el viaje. De esta manera, la llegada se lleva a cabo sin problemas y la bienvenida personalizada es todo un éxito. Puede que parezcan detalles triviales, pero al final, todo se suma.

    Nuevos retos con cada temporada

    Administrar muchas propiedades y mantener altas las tasas de ocupación, incluso en temporadas bajas, requiere un gran esfuerzo constante. Según Alison, las herramientas para anfitriones profesionales de Airbnb pueden ayudarte: “Siempre hay consejos y recomendaciones útiles, por ejemplo, sobre cambiar tus precios o, al menos, considerarlo. Así que es muy útil”.

    Y cuando hay mucho trabajo, como cuando cae una buena nevada en temporada alta de esquí, Alison recomienda “aceptar tus límites con honestidad”. A lo largo de los años, ella y Celine han reconocido cuando necesitan ayuda adicional y ahora emplean hasta 18 personas en invierno. La clave para ellas es entrenar y confiar en la gente con la que trabajan, o como lo explica Celine: “Si quieres mantener un toque humano en tu negocio, solo tienes que enseñar a tu equipo como harías tú las cosas. Les compartes tus técnicas y tu código de ética, y los capacitas”.

    Las oportunidades siguen creciendo

    Además de su impresionante colección de departamentos, Celine y Alison recientemente comenzaron a administrar varios lugares en The Phoenix, un edificio recién inaugurado con una extraordinaria vista de las montañas. Cada vez más propietarios confían en su buena reputación y pronto ofrecerán su primer chalet: una cabaña de esquí con espacio para toda la familia y más.

    Dicho esto, el dúo administra más de 110 alojamientos en toda la ciudad, a todos los precios, y su negocio crece porque cada vez se adaptan más a las demandas de los huéspedes con las propiedades únicas que ofrecen. Celine y Alison tienen la esperanza de que su estancia en Tignes no solo sea una experiencia inolvidable para los huéspedes, sino que también recuerden a la comunidad con cariño y que quieran visitarla de nuevo.

    ¿Necesitas más información? Haz clic aquí para obtener más información sobre cómo ser anfitrión profesional en Airbnb.

    Lo más destacado

    • Cuando estés buscando un socio comercial, elige a alguien con distintas fortalezas

    • Una comunicación clara con los huéspedes antes y después de la reservación puede facilitar la llegada

    • Conoce tus límites (sobre todo en temporada alta) y contrata personal adicional

    Airbnb
    6 de mar. de 2020
    ¿Te resultó útil?