Ir al contenido
    Andá hacia adelante para ver los resultados sugeridos

    ¿Cómo funcionan los impuestos para los huéspedes?

    Hay algunos casos en los que los viajeros en Airbnb podrían tener que pagar impuestos.

    Algunos anfitriones están obligados por la normativa local a cobrar un impuesto. En estos casos, les recomendamos que incluyan el importe de los impuestos en el precio de la reserva, pero es posible que algunos anfitriones necesiten que los impuestos se paguen directamente en el momento del check-in. Les pedimos a los anfitriones que indiquen qué impuestos tienen que cobrar tanto en la descripción del anuncio como cuando se comuniquen con los viajeros antes de que hayan hecho una reserva.

    En algunos lugares, Airbnb estableció acuerdos con las autoridades locales para recaudar y liquidar algunos impuestos en nombre de los anfitriones. Los impuestos pueden variar y, según la legislación y normativa de cada país, pueden calcularse sobre un porcentaje, una tarifa fija, el número de huéspedes o de noches, o el tipo de propiedad reservada. Cuando hagas una reserva en alguno de estos lugares, el importe correspondiente a los impuestos locales va a aparecer de forma automática en la página de pago y en tu recibo una vez que se haya confirmado la reserva.

    Además, Airbnb tiene la obligación de recaudar el IVA o el impuesto equivalente (como el impuesto sobre el consumo en Japón) por sus tarifas por servicio en aquellos países que gravan los servicios prestados por vía electrónica. En la actualidad, esto incluye a todos los países de la Unión Europea, Albania, las Bahamas, Chile, Colombia, Islandia, Japón, México, Noruega, Arabia Saudita, Sudáfrica, Suiza y Uruguay.

    Airbnb también tiene la obligación de cobrar el IVA correspondiente a las tarifas por servicio de todos los usuarios que contraten a través de Airbnb China.

    Obtené más información sobre el Impuesto al valor agregado.

    ¿Conseguiste la ayuda que necesitabas?
    Artículos relacionados