Andá hacia adelante para ver los resultados sugeridos

    Cómo garantizar la seguridad de los huéspedes en habitaciones privadas o compartidas

    Probá estos consejos para ayudar a que los huéspedes sientan más seguridad y comodidad.
    Por Airbnb el 1 de sep. de 2021
    Lectura de 3 minutos
    Actualizado el 13 de abr. de 2022

    Lo más destacado

    • Brindá normas de la casa detalladas para explicitar quiénes compartirán el espacio.

    • Asegurate de que los espacios privados puedan cerrarse con llave.

    Si ofrecés una habitación privada o compartida, es probable que hayas pensado bastante acerca de la privacidad y la seguridad. ¿Pero consideraste todo? Si agregás estos detalles en tu lista de verificación, vas a poder ayudar a que los huéspedes sientan más seguridad y comodidad.

    Asegurate de que los espacios privados sean realmente privados

    Puede parecer una obviedad, pero es muy importante que los huéspedes tengan la opción de cerrar con llave su habitación privada y los baños a los que tengan acceso. Si el dormitorio donde duermen tus huéspedes no tiene cerradura con llave, agregá un candado para darles más tranquilidad.

    También es importante que todas las habitaciones privadas o compartidas tengan cortinas o persianas en las ventanas, así los huéspedes pueden relajarse y sentir comodidad. No tiene que tratarse de algo muy lujoso. Siempre que brinden un bloqueo del mundo exterior, cualquier tipo de cobertura puede funcionar.

    Indicá claramente quiénes están en el alojamiento

    En tu anuncio, indicá con claridad quién más podría estar en el alojamiento (por ejemplo, otros huéspedes, coanfitriones, amistades) y especificá la cantidad de habitaciones privadas y compartidas que ofrecés. Cuando recibas una reserva, asegurate de enviarle un mensaje al huésped para avisarle si va a haber alguien más en tu alojamiento, ya sea de visita o en una estadía.

    Por ejemplo, si tenés dos habitaciones privadas y en cada una hay espacio para un huésped, podés enviarles un mensaje a ambos para hacerles saber que va a haber una persona en la otra habitación.

    Podrías decir algo como esto: “En la habitación privada contigua a la tuya se va a hospedar un joven de Inglaterra”. Los huéspedes van a agradecer saber con quién van a compartir el espacio. Claro que no debés compartir la información personal de tus huéspedes sin su consentimiento.

    Brindá normas de la casa específicas y detalladas

    En el caso de espacios compartidos, contar con normas de la casa que sean claras puede ayudar a que todos los huéspedes estén en la misma sintonía. Por eso, recomendamos que los anfitriones de habitaciones privadas o compartidas brinden respuestas a las siguientes preguntas en sus normas de la casa:

    • ¿En qué horario se debe guardar silencio?
    • ¿Qué es compartido y qué no?
    • ¿Cuál es tu política en relación con el consumo de alcohol y drogas?
    • ¿Qué necesitan saber tus huéspedes sobre la privacidad? Por ejemplo, ¿es necesario cerrar las persianas durante la noche para que otros huéspedes no puedan ver los espacios privados?

    Da tranquilidad a las personas que viajan solas

    Promovemos que las personas que viajan solas y se quedan en habitaciones privadas o compartidas hagan más preguntas sobre su estadía, y esperamos que respondas con cuidado y honestidad para darles mayor tranquilidad.

    Por ejemplo, es posible que las personas que viajan solas hagan preguntas sobre lo siguiente:

    • La seguridad del barrio. ¿Tenés consejos de seguridad relevantes para tu zona?
    • Huéspedes adicionales. ¿Qué información podés brindar sobre quienes quizás también se queden en la propiedad?
    • Privacidad. ¿Cuánta privacidad pueden llegar a tener los huéspedes en tu espacio?

    Por seguridad de todos, actuá con responsabilidad

    Si vas a recibir huéspedes en tu alojamiento, es vital tomar decisiones inteligentes, y lo mismo aplica para quienes se alojen con vos. Por ejemplo, quizás quieras incluir en tus normas de la casa una política en relación con el consumo de alcohol y drogas, que también podrías dejar sentada en una nota a los huéspedes cuando hagan su reserva.

    Si te comunicás con claridad y brindás información fácil de comprender acerca de lo que esperás de tus huéspedes y de tu propio comportamiento como anfitrión, vas a poder encontrar los huéspedes indicados para tu espacio. Además, si seguís conversando estos temas con los huéspedes una vez que están en tu alojamiento, vas a ayudar a que se sientan como en casa y, así, quizás logres evaluaciones de 5 estrellas.

    Lo más destacado

    • Brindá normas de la casa detalladas para explicitar quiénes compartirán el espacio.

    • Asegurate de que los espacios privados puedan cerrarse con llave.

    Airbnb
    1 de sep. de 2021
    ¿Te resultó útil?